Un bar de Palermo fue clausurado por una fiesta clandestina con más de 85 personas

0
137

El abogado del dueño habló con Arriba Argentinos y explicó porqué se desarrolló la fiesta que no contaba con habilitación. 

Un bar de Palermo fue clausurado por las autoridades del Gobierno de la Ciudad luego de un operativo de la Policía de la Ciudad. El lugar llevó a cabo una fiesta clandestina con más de 100 personas donde la mayoría estaba sin barbijo. Los inspectores de la Agencia Gubernamental de Control se dieron cuenta de que estaban en una reunión muy concurrida porque escucharon la música desde la calle. El dueño del lugar quedó aprehendido.

Según se informó hubo entre 85 y 100 personas. Varios de ellas cuando vieron que venían los inspectores y la policía corrieron a esconderse en algunos sectores del bar y, es más, algunas se habrían querido escapar por los techos. 

Un bar de Palermo fue clausurado por una fiesta clandestina con más de 85 personas.

El abogado del dueño habló con Arriba Argentinos y explicó porqué se desarrolló la fiesta que no contaba con habilitación. 

Un bar de Palermo fue clausurado por las autoridades del Gobierno de la Ciudad luego de un operativo de la Policía de la Ciudad. El lugar llevó a cabo una fiesta clandestina con más de 100 personas donde la mayoría estaba sin barbijo. Los inspectores de la Agencia Gubernamental de Control se dieron cuenta de que estaban en una reunión muy concurrida porque escucharon la música desde la calle. El dueño del lugar quedó aprehendido.

Según se informó hubo entre 85 y 100 personas. Varios de ellas cuando vieron que venían los inspectores y la policía corrieron a esconderse en algunos sectores del bar y, es más, algunas se habrían querido escapar por los techos. 

La fiesta ocurrió el sábado, fue convocada por las redes y habría sido con la excusa del Día de la primavera. Mientras merodeaban por ahí, a los inspectores les llamó la atención la música y por eso decidieron ir al bar junto a policías de la Comisaría 14B. En la pista no vieron a mucha gente, pero se dieron cuenta de que había botellas y vasos usados sobre las mesas, por lo que al rato descubrieron que los invitados estaban escondidos.

El 23 de septiembre, desde la página de Facebook del lugar -Famous Lounge Bar- habían hecho una convocatoria, donde anunciaban un festejo por el día de la primavera para el viernes 25 y el sábado 26. En los posteos indicaban que el evento se realizaría en el patio del bar. “Seamos responsables y sigamos cuidándonos” y pidieron:  “Traigan sí alcohol (nosotros igual ponemos en las mesas). Ingresen con barbijo y sigan las normas que les brindará el personal”.

Según la resolución que está en el Boletín Oficial, solo está permitida la apertura de bares y restaurantes con espacios al aire libre y hasta las 12 de la noche. El bar de Palermo infringió la dos condiciones y el dueño quedó imputado por la infracción a los artículos relacionados a la violación del aislamiento y la desobediencia a la autoridad (239 y 205 del Código Penal).

El cruce del abogado con Marcelo Bonelli

“Mi cliente fue detenido en la madrugada del día domingo por el procedimiento que se llevó adelante en el Bar de Palermo. La detención fue temporaria, declaró en la fiscalía y quedó en libertad. No era una fiesta clandestina, ellos estaban cumpliendo con todos los protocolos de seguridad sanitaria que exigía la Ciudad de Buenos Aires junto con el DNU del Poder Ejecutivo Nacional”, explicó Federico Albano, abogado del dueño del Bar.

“No parece que estuvieran cumpliendo con las normas vigentes”, argumentó Marcelo Bonelli en Arriba Argentinos.

“Ellos estaban desde el lunes c umpliemdo con todos los protocolos, abrieron con los permisos sanitarios correspondientes, ellos tienen en el fondo del local un espacio amplio al aire libre muy grande en donde estaban dispuestas las mesas con distancia social para que la gente no tuviera dentro del local. Todo el mundo estaba manteniendo distancia social”

“Poco creíble todo lo que dice el cliente. Había más de 100 personas y sin barbijos”, replicó el periodista.

“No es así, hubo 89 personas. Le permitía la cantidad de personas que estaba dentro del local”, justificó el abogado.

“Cuando se acercaron a hacer el control, él avisó a los clientes. Estaban todos en la mesa cuando corresponde y cuando ingresa la policía se produjo un desmadre en el salón y la gente se empezó a dispersar a todos lados”, agregó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí