Cristina vs Alberto: primer round. Por Nicolás Wiñazki

    0
    402

    Desde que la vicepresidenta Cristina Kirchner hizo pública una carta en la que habló sobre diversos temas del que en los hechos es su propio Gobierno, un escrito con frases críticas y mensajes negativos para el Presidente, explícitos y no tanto para quienes no forman parte de la coalición de Gobierno, él y ella dejaron de hablarse. Lo admiten fuentes calificadas del Frente de Todos.

    Empezaron entonces acciones políticas y declaraciones a los medios de dirigentes de ambos sectores del Frente de Todos que son una muestra inequívoca de una disputa de poder creciente. El caso de la postulación del juez Daniel Rafecas, candidato a la Procuración General de la Nación, propuesto como dictan las normas por la Casa Rosada para que su pliego sea aprobado por el Senado, es un ejemplo brutal de esta nueva dinámica de confrontación entre aliados y con final abierto.

    La falta de consenso para lograr designar a Rafecas como jefe de todos los fiscales es un problema. Fernández (Cristina) resiste a ese candidato elegido por el Presidente. La discusión ya tomó estado público. Dejó de ser una interna que se jugaba en privado entre la mujer y el hombre con más poder del país. Después de meses de “dormir” el tratamiento del pliego de Rafecas en el Senado, Cristina ya dejó en claro que prefiere a otro jurista para encabezar el Ministerio Público Fiscal.

    La ex diputada Elisa Carrió sacudió a la oposición cuando convocó a sus socios de Juntos por el Cambio a votar por Rafecas a pesar de que ella misma le había iniciado un juicio político en el Consejo de la Magistratura. Su teoría es ésta: “Rafecas es el mal menor. Si no votamos por él, Cristina aprovechará para presionar al Presidente a elegir a un Procurador militante que le permita controlar a todos los fiscales federales”.

    El conflicto estalló pero no entre los opositores. Estalló entre el Presidente y su vice

    Ahora que Juntos por el Cambio podría aportar los votos necesarios que se necesitan para aprobar con dos tercios de los legisladores de la Cámara alta al postulante a Procurador, ¿por qué la vice resiste a darle curso a esa candidatura de su oficialismo?

    Está dicho: ese juez no es de su simpatía. Esa distancia se generó hace una década: Rafecas ordenó allanar el departamento del entonces vice Amado Boudou en el marco de la causa Ciccone.

    Desoyendo a las normas, y al propio Presidente, la titular del Senado ordenó a su mayoría automática peronista del Congreso que presente un proyecto para cambiar las reglas actuales que estipulan cómo se nombra al Procurador. Quiere que este paso crucial para la Justicia se produzca sin necesidad de que sean necesarios dos tercios de los votos para lograr esa designación.

    La pelea con la Casa Rosada por esta cuestión, de muy delicada institucionalidad, se debate ahora en los medios. Insólito. Dos de las funcionarias nacionales de mayor confianza del Presidente, la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; y la ministra de Justicia, Marcela Losardo, ratificaron en entrevistas que la candidatura de Rafecas sigue firme. La vice considera a esas dos dirigentes como rivales debido a que fueron críticas de su gestión. Dijo Losardo el miércoles pasado: “Esperemos que el Senado acompañe la candidatura para el procurador propuesta por el Presidente”.

    Dejó en claro así que es el Senado de Cristina el que resiste designar a Rafecas como jefe de los fiscales sobre todo desde que Carrió y parte de la oposición podrían acompañar a ese proyecto del Presidente: “Es valioso cualquier apoyo, no solo el de Carrió. Necesitamos tener procurador. No me sorprenden los que piensan diferente, los recibimos pero siempre en el marco del derecho”.

    De un modo sorpresivo, o no tanto, quien salió a cruzar a la ministra fue uno de los voceros informales de Cristina, el ex radical y hoy ultra K, Leopoldo Moreau. Con su retórica siempre afilada, confirmó el enojo que desde el “cristinismo” tiene con Losardo: “Lo extraño es que la ministra haya aparecido solamente para esto (por Rafecas). Estamos debatiendo cuestiones judiciales, como el caso Stornelli, la situación del procurador Casal (por Eduardo Casal, actual Procurador interino considerado un enemigo por la vicepresidenta) y la reforma de la Justicia…”

    Otra senadora nacional, también “cristinista”, María de los Ángeles Sacnun, fue más allá y ratificó que antes de tratar el caso Rafecas el Senado, con mayoría alineada a Cristina, quiere modificar el modo de elegir al Procurador. Pequeña provocación: Rafecas ya hizo público que si eso ocurre él se bajará de su candidatura. Fue un gesto que aportó sensatez y dignidad en medio de la dislocada coyuntura parlamentaria.

     “Ni siquiera me llamaron para convocarme a la primera audiencia en el Congreso”, se asombra Rafecas en la intimidad, según reconstruyeron fuentes que hablaron con él en los últimos días.

    El dilema es de solución imposible: el Procurador General de la Nación sólo puede ser elegido si el Presidente de la República postula ante el Senado a un candidato para ese puesto, y logra después su nombramiento definitivo si lo votan los dos tercios de los senadores. La interna en el oficialismo es explícita y empieza a afectar a una de las instituciones de la Justicia.

    Según se desprende de lo dicho por Moreau y Sancnum, la vicepresidenta resiste al juez elegido por Fernández como si ella formara parte de la oposición y no del oficialismo. Este choque de opiniones es solo uno más entre un Presidente y su vice que tensaron como nunca antes su vinculo político. Las consecuencia de sus disidencias provocará mas conflictos en el poder. Pronto.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí