Súper partidazo

0
240

El 2021 empezó con un superclásico electrizante: ganaba Boca por Wanchope, Campuzano vio la roja, River lo dio vuelta por Girotti y Borré, Enzo Pérez fue expulsado y Villa selló el 2-2. Con la Libertadores encima, dejaron todo y son líderes en el Grupo A de la Copa Maradona.

Todavía quedan pedacitos de pan de dulce y algunas sidras abiertas después de un arranque de 2021 en el que Boca y River brindaron con las copas llenas de fútbol. Quemaron los papeles, se olvidaron de Santos y de Palmeiras por un ratito, dejaron todo y el superclásico terminó siendo electrizante y caliente, a tono con una típica noche de verano en la Bombonera: cuatro goles, dos expulsados, un desarrollo de juego cambiante, polémicas, enojos, cambios precisos de los detés y un final para el infarto en un 2-2 tremendo. ¿Quién dijo que lo más importante para ellos era la Copa Libertadores?

Wanchope le gana a Paulo Díaz y pone el 1-0 parcial. Foto Juano Tesone
Wanchope le gana a Paulo Díaz y pone el 1-0 parcial.

Los momentos clave fueron muchos en un ida y vuelta frenético durante los 90′. Después de la tempranera tapada de Andrada a Borré, Wanchope Abila, al filo del offside, apareció por detrás de Paulo Díaz y abrió el marcador tras un gran pase de Mas. Todo era alegría para Russo, pero Campuzano empezó a hacer de las suyas y le dio un tremendo codazo a Carrascal. A pesar de las protestas y de la bronca en el banco de River, Rapallini lo perdonó y apenas le mostró la amarilla. Aunque River tuvo más del 72% de la pelota en el primer tiempo (71% en los 90′), insinuó más de lo que concretó, Jorge Carrascal estrelló un tiro en el palo y el que se fue al descanso ganando fue Boca.

Girotti grita con todo su gol. REUTERS
Girotti grita con todo su gol.

En el entretiempo, con algunos gritos de por medio, Gallardo movió algunas fichas y puso todo a pesar de que en apenas 72 horas recibirá al Verdao: mandó a la cancha a Nacho Fernández y a Suárez y Campuzano se transformó en un amigo inesperado: el volante de Boca cometió otra irresponsabilidad y vio la roja por otro inexplicable manotazo, esta vez a Suárez. Los de Miguel Angel, que un minutos antes de esa acción había puesto a Tevez, se quedaron con 10 y River se volvió una tromba.

Borré y su festejo en la Bombonera. EFE
Borré y su festejo en la Bombonera

Sin Pratto como alternativa, el Muñeco hizo ingresar a Girotti para ganar presencia ofensiva y el pibe, ése que hace algunos meses desechó una oferta del Torino de Italia tras una charla motivadora del técnico, le pagó de la mejor manera: casi arrodillado en el área, le ganó a Zambrano y lo empató de cabeza. Y cuatro minutos después, cuando el Xeneize intentaba ponerse de pie, Borré, con otro frentazo, lo dio vuelta.

Villa define ante la salida de Armani y sella el empate. EFE.
Villa define ante la salida de Armani y sella el empate

Parecía que los tres puntos se iban a Núñez, pero el súper tuvo otra acción inesperada: Enzo Pérez le entró fuerte a Capaldo, se fue expulsado por doble amarilla y todo volvió a cambiar. Tevez se inspiró y aunque no convirtió, volvió a amargar a River como con aquel gol a Gimnasia que le permitió ganar el título en la desaparecida Superliga: metió un exquisito pase, Díaz y Rojas quedaron pagando y Villa, el mejor de la cancha, definió muy bien ante la salida de Armani para sellar un empate de locos.

Con este resultado, ambos siguen siendo líderes de la Fase Campeón de la Copa Diego Maradona, pero Boca está un pasito arriba de River en la diferencia de gol (+4 contra +3). El próximo fin de semana, después de la semifinal de ida de la Libertadores, Boca visitará a Argentinos y River recibirá a Independiente, en una última fecha que volverá a ser apasionante porque sólo hay lugar para uno en la final. Después de un 2020 fatal, el 2021 arrancó con un súper partidazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí