César Isella, el folclorista que hacía canciones con el corazón

0
149

La tristeza por la noticia de su muerte inundó las redes sociales. Tenía 82 años y padecía una cardiopatía severa que se inició con un tratamiento de quimioterapia, en 2012. El recuerdo de un grande la música

Músico, compositor, cantante. César Isella, quien murió hoy a los 82 años, perteneció orgullosamente a una generación de folcloristas que emocionó a todo un país. Formó parte del Nuevo Cancionero, ese movimiento musical-literario que sacudió, no sólo Argentina, también a toda América Latina, durante los sesenta y setenta. Allí estaban, además de Isella, Mercedes Sosa, Armando Tejada Gómez, Manuel Oscar Matus, Eduardo Aragón, Tito Francia y Juan Carlos Sedero.

“No hicimos una fábrica de canciones, sino canciones con el corazón, pensando en nosotros y en la gente”, dijo en una entrevista con Cadena 3 el año pasado. Así concebía la música popular. Y así la sentía.

César Isella

Pero el 2020 fue un año difícil para este folclorista: fue internado tres veces en el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA) por una cardiopatía severa que surgió de la quimioterapia a la que fue sometido en 2012. El primero de julio, cuando le dieron el alta de una de las internaciones, su hijo Fernando dijo: “No va a quedar internado pese a que la situación coronaria que atraviesa mi padre es jodidísima”.

Nacido en Salta el 20 de octubre de 1938, Isella es uno de los cantantes y compositores de folclore más respetado de la Argentina. Pero su carrera empezó cuando tenía siete años al ser contratado para integrar el elenco de Hollywood Park, en una gira de diez días por Salta. Envalentonado por aquella experiencia, a los nueve se anotó en un concurso de canto y ganó siete semanas consecutivas. Obtuvo el primer premio, una pelota de fútbol. Ya más adulto, a los 17 (corría el año 1954) integró el grupo Los Sin Nombre junto a Tomás “Tutú” Campos, Javier E. Pantaleón, Luis Gualter Menú y “El Japonés” Higa.

César Isella

Y en 1956 llegó su estrellato, o la banda que lo catapultaría a la masividad: Los Fronterizos. “Fue un tiempo hermoso que me alimentó muchísimo. La mayoría teníamos veintipico y ninguno sabía que esto se iba a convertir en nuestro oficio de toda la vida. Salíamos por los caminos y recorríamos todos los pueblos. Como no había televisión, tocábamos mucho en la radio. Pero también en carnavales, fiestas populares. Así formé toda una familia de tíos, primos, hermanos que no era sanguínea, sino del canto”, contó en una entrevista con Tiempo Argentino.

ngresó reemplazando a Carlos Barbarán y le aportó el último toque para que se vuelva un éxito. La banda formada por Isella, Gerardo López, junto a Eduardo Madeo y Juan Carlos Moreno se convirtió en una de las más destacadas de la historia del folklore argentino. Grabó trece discos con el grupo y un centenar de canciones que ya son clásicos. En 1964, participaron en la histórica grabación original de la Misa criolla de Ariel Ramírez. A partir de entonces llegó al pico de éxito, pero decidió, para sorpresa de todos, dar un paso al costado.

En 1966 inició su carrera solista. ¿Por qué el volantazo? Así lo explicó él mismo: “En 1963, con Los Fronterizos, habíamos ido a Mendoza y habíamos conocido en un mismo día a Atahualpa Yupanqui y a Armando Tejada Gómez, Oscar Matus, el pintor Carlos Alonso, Tito Francia, y a una flaquita tucumana, la mujer de Matus, llamada Mercedes Sosa. Me sorprendió mucho el repertorio que ellos cantaban, era diferente a lo que conocía, tanto melódica como poéticamente. Le agregaban contenido a una música que hasta entonces era solo descriptiva. Ese sonido nuevo me maravilló, y me agarré un metejón con ellos”. Empezaba, así, el Nuevo Cancionero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí