Acuerdan una condena y el decomiso de un vehículo en el cual escapaba con 418 kilos de coca

0
243
El hecho tuvo lugar el 20 de enero pasado en la ruta 5, a la altura del paraje Uriza, a la salida de Orán. - Fotos: Gendarmería Nacional.

Se le atribuyeron los delitos de encubrimiento de contrabando agravado de mercadería y resistencia a la autoridad. Se trata de un hombre que el 20 de enero, al escapar con una carga de 418 kilos de hojas de coca, casi arrolla a dos gendarmes.

En una audiencia de control de acusación que finalmente derivó en un acuerdo pleno, el juez federal de Revisión Santiago French condenó ayer a Hugo Armando Amador, de 40 años, a tres años de prisión condicional por los delitos de encubrimiento de contrabando agravado de mercadería y resistencia a la autoridad. Fue al hacer lugar a la presentación realizada por el fiscal general Eduardo José Villalba y la defensa, que de esa manera satisfizo la demanda de persecución penal y reparó el daño causado al personal de la fuerza de seguridad que intervino en el hecho, ya que la decisión incluyó el pago de las costas del proceso, el decomiso de dos teléfonos celulares y la camioneta Ford Ranger en la que se movilizaba el acusado con 418 kilos de hojas de coca al momento de ser detenido, el 20 de enero pasado, en la ruta 5 a la altura de la finca Urizar, en Orán.

El acuerdo contempló también el pago de 50 mil pesos en concepto de indemnización, correspondiente a dos suboficiales de Gendarmería Nacional que casi son arrollados cuando le dieron la voz de alto al acusado.

Conducta temeraria

El fiscal Villalba recordó que el 20 de enero, alrededor de las 7.30, Amador, contra quien se formalizó la investigación penal por parte de la Sede Fiscal Descentralizada de Orán, salía de esa ciudad rumbo al sur, cuando en sentido contrario lo hacía una patrulla de Gendarmería Nacional que regresaba de cumplir un mandato judicial en Rivadavia Banda Sur.

Al advertir que la camioneta que conducía Amador comenzó a disminuir la marcha y realizar maniobras evasivas, dos gendarmes detuvieron la marcha del vehículo en la que se movilizaban, claramente identificada, y se apostaron a un costado, mientras dos de los efectivos se pararon en la ruta para hacer detener el rodado sospechoso.

En esos momentos, Amador, tras una maniobra de zigzag aceleró la camioneta en dirección a la que estaban los gendarmes, quienes alcanzaron a hacerse a un costado, mientras el conductor perdió el control del rodado, chocó con la patrulla de Gendarmería y quedó varada en la banquina.

Como consecuencia de estas maniobras realizadas por el acusado, que buscaba escapar de la fuerza de seguridad, dos cabos -uno que estaba en la ruta y otro en el interior de la patrulla- resultaron lesionados.

El motivo del intento de fuga, explicó el fiscal, quedó evidenciado cuando al revisar la camioneta que conducía el imputado, se descubrieron bultos de hojas de coca por un peso total de 418 kilos. La carga fue valuada en dos millones y medio de pesos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí