Niñera abusaba de dos menores de 3 y 4 años a los que cuidaba

0
127

Una mujer de 29 años fue condenada a tres años de prisión condicional por resultar autora material y penalmente responsable del delito de abuso sexual simple agravado por la guarda (dos hechos) en concurso real.

Camila Lorena Russo fue juzgada en un procedimiento abreviado llevado a cabo en la Sala IV del Tribunal de Juicio. La jueza Norma Beatriz Vera le fijó una serie de obligaciones que deberá cumplir para conservar la prisión en suspenso. Entre ellas, someterse al cuidado del Programa de inserción social y supervisión de presos y liberados; prohibición de acercarse y mantener contacto por cualquier medio con los menores damnificados; realizar tratamiento psicológico previa indicación de un profesional idóneo sobre su necesidad y conveniencia y presentar las constancias correspondientes; abstenerse de usar estupefacientes y de abusar de bebidas alcohólicas; realizar trabajo comunitario colaborando con las tareas de aseo y mantenimiento en el Hospital de Salud Animal dependiente de la Municipalidad de la ciudad de Salta, al que deberá concurrir dos veces a la semana por el termino de tres horas diarias; donar cuatro paquetes de pañales -de cuarenta unidades cada uno- en forma mensual al Hospital Materno Infantil y presentar las constancias correspondientes.

La jueza ordenó finalmente que la imputada sea examinada por un profesional del servicio médico del Poder Judicial a fin de que se obtengan sus señas particulares. Dispuso además que se le extraigan muestras de ADN a la acusada para su inscripción en Registro nacional y provincial de condenados vinculados a delitos contra las personas y contra la integridad sexual.

La imputada fue denunciada por el padre y la madre de los dos damnificados, que al momento de los hechos tenían 3 y 4 años. Russo era niñera de los menores y los cuidaba durante la mañana. La mujer fue condenada por someter a actos de contenido sexual a las víctimas mediante tocamiento de sus partes íntimas.

La sospecha acerca de los abusos comenzó cuando la menor de 3 años le dijo a su papá que le dolía mucho la cola. Al revisarla, sus padres notaron que tenía la zona irritada. La niña contó que la niñera que trabajaba en su casa por la mañana la tocaba. Luego interrogaron por separado a su hermanito, de 4 años, y manifestó que a él también lo tocaba cuando lo levantaba.

Semanas antes, los denunciantes habían notado comportamientos extraños y juegos inapropiados entre los chicos. Cuando les preguntaron quién les había enseñado eso respondieron que había sido Camila. Un informe médico constató luego irritación en la zona genital de los niños, compatible con ASI (Abuso Sexual Infantil).

Durante el juicio abreviado, la imputada reconoció su responsabilidad en los hechos denunciados, aceptó la pena solicitada y se comprometió a cumplir las reglas de conducta que dictadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí