El drama de los argentinos que arriesgan su vida para cruzar el río Tarija, entre Salta y Bolivia

0
151

Un joven desapareció en el río Tarija y sus familiares buscan su cuerpo para darle sepultura. Los vecinos claman por la construcción de un camino de conexión interno dentro de la Argentina desde hace más de 30 años, pero nadie atiende sus reclamos.

José Luis Rodríguez tenía 23 años. Era ex alumno de la escuela Media Luna y tenía la intención de seguir estudiando allí mismo. José Luis vivía en la frontera entre Salta y Bolivia sobre el río Tarija. Esa zona de la Argentina es un punto sin control, sin defensa, sin camino de conexión interno y sin futuro si sigue así, abandonado y olvidado.

En esos parajes, Baule, Trementinal, Algarrobito, Media Luna, Madrejones, entre otros, tienen escuelas, puestos sanitarios y viven cientos de familias argentinas que reconocen como ciudad cabecera a General Mosconi. Esta ciudad salteña está ubicada (si existiera un camino directo) a menos de 40 kilómetros de distancia de estos parajes.

Los vecinos de esta zona hace más de 30 años que vienen pidiendo que se haga este camino de conexión interno por la Argentina, pero solo llegan promesas vacías que nunca se cristalizan.

Si bien hay buena relación con Bolivia, ninguna fuerza, ni policial ni militar argentina, puede pasar armada al lado boliviano. Además, el trámite burocrático para dejarlos cruzar sin armas puede tardar varios días. Esto hace que los que viven en estos parajes argentinos estén aislados y encerrados dentro de su propio país.

José Luis estaba junto a su tío cuidando su chalana (una de las precarias balsas de madera que usa la gente para cruzar a Bolivia) cuando llegó la crecida, producto de las intensas lluvias del fin de semana. El muchacho trató de aferrarse a la chalana, pero la fuerza del agua lo arrastró y se hundió. La chalana apareció un día después a varios metros de distancia y, desde ese momento, solo hay angustia y dolor en la familia del chico que sigue desaparecido.

La fuerza naval boliviana ayudó a buscar a José Luis desde el primer momento y las autoridades argentinas tardaron tres días en llegar al punto de búsqueda. Ese fue el tiempo hasta que lograron cruzar a Bolivia y empezar las labores de rescate. De todos modos, no contaban con equipo adecuado para la búsqueda y muy poco pudieron aportar.

Además, empezaron a buscar en el río Bermejo y José Luis se había ahogado en el río Tarija. Ese hecho marca el total desconocimiento de los efectivos sobre nuestra propia zona dentro del país.

Los familiares de José Luis, con su desesperación a cuestas, se lanzaron a la búsqueda en precarias cámaras de camiones. Aventurarse así al río cuando está crecido es muy peligroso, pero ellos están decididos a encontrar al chico para poder despedirlo cómo corresponde.

El caso de José Luis no es un hecho aislado, el tío del chico le contó a Telenoche que, en los últimos tiempos, unas cinco personas murieron en circunstancias similares en la zona.

Son argentinos, viven en la Argentina, quieren a la Argentina, pero están encerrados dentro de su propio país y, cuando intentan salir, se juegan la vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí