Imputaron al gendarme detenido en Anta con 303 kg. de cocaína valuada en $ 4 mil millones

0
74

Hasta que finalmente fue descubierto, el suboficial había sorteado varios controles fijos de la misma fuerza a la que pertenece y llevaba una carga valuada en más de 4 mil millones de pesos. Los 303 kilos de cocaína los trasladaba en cajas en la parte trasera de una camioneta. La detención se produjo el domingo en la mañana.

El juez federal de Garantías N°1, Julio Bavio, hizo lugar ayer a la imputación y a la prisión preventiva requerida contra un cabo primero de Gendarmería Nacional, identificado como Diego Hernán Delgado. El suboficial, con revista en el Destacamento Móvil N°1 de Campo de Mayo, había sido detenido el domingo pasado cuando transportaba más 303 kilos de cocaína en la caja de su camioneta, valuados en más de 4 mil millones de pesos.

Además de este delito, se le imputó resistencia y atentado a la autoridad en concurso real, pues expuso que el acusado intentó embestir al personal de Gendarmería Nacional que lo había detenido para un control de rutina sobre la ruta provincia N°5, a la altura del kilómetro 170, en la localidad de General Pizarro, en el departamento de Anta.

Al referirse al hecho, la auxiliar fiscal sostuvo que la detención se registró el domingo a las 6.00 de la mañana, cuando Delgado conducía una camioneta Volkswagen Amarok que circulaba a gran velocidad, procedente del norte provincial. Indicó que, al ver el rodado, los gendarmes del Escuadrón 45 le hicieron señales lumínicas para que se detuviera, pero no hizo caso de la orden e intento evadir el control.

Aráoz Vallejo expuso que, ante la situación de grave riesgo, pues todo parecía indicar que el conductor iba a embestirlos, los gendarmes encendieron la sirena de su móvil y se dispusieron a una escena de mayor peligro. Añadió que esa situación habría persuadido al cabo primero, quien se estacionó en la banquina.

La auxiliar fiscal precisó que, cuando los efectivos se acercaron a la camioneta, el conductor bajó su ventanilla y la del asiento trasero, dejando a la vista su uniforme de gendarme y un bolso, también propio de esa fuerza, aparentemente, con la intención de relajar la atención de sus camaradas.

Al presentar la documentación -prosiguió la representante del MPF-, el sujeto entregó su credencial como integrante de esa fuerza y sostuvo que había sido beneficiado con cinco días de descanso, tras una comisión, por lo que había decidido hacer un viaje relámpago a la provincia de Salta.

Al abrir la caja de la VW Amarok visualizaron siete cajas que estaban a la vista.

La fiscalía destacó el llamativo hecho de que Delgado había sorteado con facilidad varios controles fijos de la misma Gendarmería, entre ellos los de Pichanal y Embarcación.

Paquetes amarillos

Al abrir una de las cajas, los gendarmes constataron la presencia de paquetes amarillos con droga, indicó la auxiliar fiscal, y precisó que el conductor reconoció que llevaba cocaína. El peso total de esa carga ascendió a 303 kilos con 820 gramos, lo cual derivó en su inmediata detención y en la incautación de dos teléfonos celulares y poco más de medio millón de pesos, que el acusado llevaba consigo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí