Alberto Fernández en caída libre con su imagen positiva

0
140

Se sabía, o al menos en eso coincidían todas las consultoras, que Alberto Fernández venía perdiendo semana a semana el apoyo de votantes no oficialistas que se habían entusiasmado con su modo inicial de administrar la pandemia del coronavirus. Pero una de las encuestadoras más activas en el mundo de la política advierte ahora por un quiebre sintomático: por primera vez desde que ganó la elección, el Presidente combina más imagen negativa que positiva. Y el mismo fenómeno afecta a la evaluación de su gestión.

El trabajo que revela este cambio es de Synopsis, una firma creada en 2015 y que viene midiendo en todas las elecciones. Además, todos los meses difunde informes de coyuntura que prepara para clientes privados, como inversores. El último sondeo, al que accedió Clarín, incluye un relevamiento de 1.118 casos hecho entre el 30 de julio y el 3 de agosto. Los resultados se presentan con un margen de error de +/- 2,9%.

Tres de los primeros datos que detalla el estudio podrían explicar, en parte, por qué está cayendo la valoración del Presidente.

1) Al 57,8% le preocupa más “la situación económica” que “el coronavirus” (39,3%), pese a que Fernández insiste en priorizar en su discurso la salud.

2) El 58,5% reclama “más flexibilización” del aislamiento obligatorio, cuando el Presidente dijo este mismo martes que si hace falta cerrar tiene “siempre a mano el botón rojo”.

3) Sólo el 40,8% evalúa positivamente las “medidas que tomó Alberto Fernández” para enfrentar la pandemia, cuando la aprobación rondaba los 75 puntos a fines de abril.

Luego sí el estudio se mete de lleno con la imagen del Presidente, y puede verse la evolución desde septiembre de 2019, el mes siguiente al triunfo contundente en las PASO. Hace casi un año, Fernández tenía 42% de valoración positiva y 35,7% de negativa (completaba con un 18% de “neutra” y el resto, “ns/nc”). Con números similares llegó hasta marzo y entonces se produjo la mencionada mejora por efecto Covid. Para Synopsis, su pico lo consiguió a fines de ese mes, cuando tuvo 59% a favor y apenas 19,8% en contra, con el inesperado acompañamiento de votantes no oficialistas.

Desde entonces, las líneas de ponderación del mandatario tendieron a ir en sentido contrario y en el último estudio finalmente se cruzaron: 43,3% negativa, 40,6% positiva y 15,5% neutra. Los números siguen siendo relativamente aceptables, si se tiene en cuenta que la mayoría de los políticos arrastra el karma de tener mayoría de rechazo. Pero parece claro, por otro lado, que se terminó esa luna de miel del Presidente con la opinión pública.

Algo parecido ocurre con la evaluación general de la gestión de Fernández. En este caso, se registró un pico favorable de 64,3 puntos en abril, con sólo 17,4% de desaprobación; y ahora combina 44,3% en contra y 42,1% a favor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí