Le pegó a su pareja, le prendió fuego a la habitación y pasará los próximos 4 años preso.

0
262

Un sujeto de 27 años fue condenado a cuatro años de prisión efectiva por resultar autor material y penalmente responsable de los delitos de lesiones leves agravadas por la relación de pareja y por mediar violencia de género, y por incendio intencional, en concurso real.

El 16 de junio del año pasado, el imputado E. G. Y. fue denunciado por su expareja. La joven refirió que esa madrugada regresó con el imputado a la habitación que alquilaban en barrio Solís Pizarro, luego de asistir a un cumpleaños. Señaló que el acusado estaba alcoholizado.

Al acostarse, el acusado quiso tener relaciones sexuales con la denunciante, pero ella le dijo que no porque en la misma habitación estaba durmiendo su hija. Ante esto, E. G. Y. se ofuscó y la tomó del cuello, impidiendo que pudiera respirar. Ella le pidió que la soltara y accedió a hacer lo que él quisiera.

Entonces la damnificada se levantó de la cama y buscó el celular del imputado para llamar a la policía. E. G. Y. advirtió cuáles eran sus intenciones y le arrebató el teléfono. Volvió a tomarla con fuerza de la cara, pero la soltó al advertir que la hija de su pareja se había despertado.

La denunciante aprovechó para correr hacia la ventana y le pidió a una vecina que esperaba el colectivo en la vereda que llamara a la policía.

E. G. Y. se vistió rápidamente y se fue.

La mujer se encerró con su hija hasta que llegó el móvil policial. Mientras esperaba, alcanzó a ver a su expareja afuera, prendiéndole fuego a un papel. Ella salió, se lo quitó y le dijo que se fuera. Él le exigió que le diera su billetera y la de ella para irse.

Cuando la damnificada se dirigió a la comisaría con su hija a radicar la denuncia, E. G. Y. regresó e intentó entrar a la habitación forzando una puerta de reja. Al fracasar, fue a la casa de la dueña del inquilinato para pedirle que le diera la llave de la habitación. La mujer se negó. También le pidió un cuchillo a otro vecino, para intentar abrir la reja, infructuosamente.

Finalmente, el acusado le prendió fuego a la vivienda. La damnificada se enteró acerca del siniestro cuando aún se encontraba en la comisaría haciendo la denuncia. La víctima refirió que el imputado se había mudado a vivir con ella desde hacía alrededor de un año y que llevaba tiempo pidiéndole que se fuera, pero él se negaba.

El juez Pablo Farah, vocal de la Sala III del Tribunal de Juicio, ordenó que se le realice examen médico y extracción de material genético al condenado, para su inscripción en el Registro nacional y provincial de condenados vinculados a delitos contra las personas y contra la integridad sexual.

También recomendó a las autoridades del Servicio Penitenciario que se le brinde a E. G. Y. tratamiento terapéutico previo diagnóstico de un especialista que así lo aconseje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí