Sacó a pasear a su perra por Caballito, la ató a una reja, la abandonó y se hizo viral: vecinos le buscan un hogar a la mascota

0
144

Ocurrió a plena luz del día sobre la calle Ramos Mejía y Cangallo. El aberrante hecho fue filmado por la cámara de seguridad de un edificio.

Las imágenes son indignantes y hablan por sí mismas. Un hombre que aparentaba haber sacado a pasear a su perra por el barrio porteño de Caballito en realidad tenía otro propósito: atarla a una reja y dejarla abandonada.

El repudiable hecho ocurrió ayer a las 17 horas sobre la calle Ramos Mejía y Cangallo y quedó registrado en la cámara de seguridad de un edificio.

En la filmación, que dura 39 segundos, se lo puede ver al maltratador de animales cómo observa a su alrededor que nadie lo esté mirando para perpetrar el abandono de la perra.

Lo que no advirtió fue que su accionar quedaría registrado en un video que se haría viral y que su imagen se difundiera en las redes sociales.

Vestido de remera blanca, bermudas azules y zapatillas, el hombre camina sobre la vereda de un edificio y luego pega la vuelta al encontrar una propiedad que tiene una reja en su frente, donde finalmente ató al animal y luego se dio a la fuga. Lo más conmovedor es que la perra lo miraba y le movía la cola, sin entender lo que pasaría después.

El video, que fue dado a conocer por el periodista Mauro Szeta, despertó el repudio y la indignación generalizada de cientos de usuarios que inmediatamente empezaron a compartir la imagen del hombre en cuestión. Una usuaria se preguntó: “¿Por qué no existe ni una multa para estos casos? Si estacionás mal el auto, tenés al instante multas impagables. ¿Por qué razón con las ganas y necesidad de recaudar de los municipios no existe aunque sea una multa cuando se abandona un animal? Es inexplicable”.

Si bien en un principio se dijo que la perra estuvo toda la tarde abandonada, en una jornada que pasó los 30 grados, personas que presenciaron la situación aclararon que un grupo de vecinos se percató inmediatamente de lo sucedido y acudieron a auxiliarla y quedó en tránsito en la casa de uno de ellos.

En las fotos, se la ve a la perra tomando agua de un balde rojo, con la mirada asustada y las orejas caídas. Es de raza callejera, color blanca y con manchas negras.

Según pudo reconstruir Infobae, pasaron tres horas entre que la abandonaron y encontró un hogar transitorio. La perra temblaba del miedo y en un primer momento nadie se le podía acercar por temor a que los mordiera. Ante esta situación, los vecinos se contactaron con un grupo de rescatistas, que tienen más experiencia y saben como tratar a los animales, y recién ahí la pudieron desatar. Pero siempre estuvo acompañada y contenida.

 “Mi papá, que vive a unas 8 cuadras de ahí, se enteró por Twitter y se acercó hasta el lugar para ayudar. A él le encantan los animales y andaba con ganas de adoptar. Accedió a llevársela pero al al ser cachorrita es muy hiperactiva y juguetona y no le puede seguir el ritmo”, contó Jesica Lichinizer a este medio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí