Flavio Mendoza estalló de furia, tras el debut de Tinelli: “Es una vergüenza; que sea parejo para todos”

0
423

El productor teatral explotó a través de las redes sociales, luego del gran regresó a la televisión de Tinelli con un mega show que contó con más de 200 figuras presentes en el estudio.

El regreso de Marcelo Tinelli a la pantalla de canal Trece no solo generó la alegría de los propios, sino que causó una masiva ola de rechazos y repudio en las redes sociales. El conductor abrió anoche la temporada 31 de su ciclo “Showmatch”, con picos de rating de 20 puntos, un especial acento en el regreso del humor al ciclo y un final de la jornada marcado por la disputa con “Masterchef”, que prevé un 2021 intenso en referencia a la competencia por la audiencia.

Tras más de un año de ausencia de la TV, el nacido en Bolívar dijo presente en este 2021 en la pantalla de un Trece que lo necesitaba, ya que llevaba más de 40 meses segundo detrás de Telefé. Es por esta razón que el gerente de Contenidos de El Trece, Adrián Suar, acordó con Tinelli que Showmatch arrancará a las 21 para terminar a las 23, con la esperanza de ganarle en minutos al reality de Telefe. ¡Y así ocurrió!.

A lo largo de las dos horas, Tinelli repitió que el concurso “La Academia” irá de lunes a jueves y que los viernes será el día para el regreso del humor en el segmento “Politichef” y otros sketchs. Además, dijo que aspira a que los viernes tenga un espacio para musicales e invitó a los músicos argentinos a “tomar” ese segmento en tiempos de pandemia.

Pero el regreso del “Cabezón” estuvo marcado también por las críticas, ya que su aparición estuvo acompañada por 200 personas, entre bailarines, cantantes y artistas, que se amontonaron en el nuevo estudio con una evidente ausencia o violación de los protocolos establecidos por el Ministerio de la Salud. Y es que más allá de que el conductor remarcó en varias oportunidades que todo su equipo fue hisopado, la falta de barbijo se hizo notoria.

De hecho, a excepción de Suar -que se lo quitó a pedido del conductor- y algunos invitados detrás de cámara, todos los presentes durante el programa lucieron sus rostros descubiertos sin ningún tipo de protección sanitaria. Al mismo tiempo, los bailarines, el conductor y todo el equipo de producción, ya sea en el control o en el piso, no respetó el distanciamiento social para prevenir eventuales contagios.

Esto molestó a gran parte de la sociedad, entre ellos se destacó el repudio de Flavio Mendoza. Cabe destacar que la pandemia de coronavirus causó que los teatros estuvieran cerrados desde principios de marzo, días antes de que se decretara el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio en la Argentina. Durante varios meses, por no decir un año completo, muchos artistas perdieron sus trabajos y, en consecuencia, sus principales fuentes de ingreso.

El productor teatral había asegurado en su momento que al menos 280 familias dependían de él, razón por la cual tuvo que vender un departamento para mantener la estructura que forjó durante los últimos años. A mediados de septiembre del año pasado, Flavio presentó al Gobierno de la Ciudad un protocolo sanitario para que regrese el teatro con público.

Según sus dichos, las funciones por streaming no le funcionaban: trabajó junto a una infectóloga en las reformas sobre el Teatro Broadway, complejo que alquiló y que siguió pagando durante los meses de aislamiento, aún con sus puertas cerradas. Allí presentó “Un estreno, un velorio”, en la que encabeza un elenco junto a Nicolás Scarpino (también director), Raúl Lavié, Carmen Barbieri y Georgina Barbarossa.

Con esta obra, Mendoza fue, junto a Carlos Rottemberg, de los primeros productores en reabrir las puertas de los teatros luego de ochos meses cerrados por la pandemia. Con la sala del Broadway reacondicionada y adecuada a los nuevos protocolos sanitarios y un aforo reducido al 30 por ciento, el teatro volvió a funcionar en noviembre del año pasado. Su estreno más reciente es El Circo del ánima, un homenaje a sus orígenes familiares y artísticos.

La propuesta del también coreógrafo intenta revalorizar el género circense con artistas de prestigio y maquinarias de última tecnología. Adaptado a los nuevos protocolos sanitarios que exigía el momento de pandemia aún vigente, el espectáculo que se presentó en el Parque Sarmiento, ya tuvo su estreno hace dos años en otro predio, un playón de la autopista Buenos Aires-La Plata. La carpa que alberga su circo es importada de Italia y tiene capacidad para 2.000 personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí