Cristina dice: si Lula pudo, por qué no voy a poder yo. Por Ricardo Roa

    0
    54

    El operativo clamor que está promoviendo es tener de nuevo el dedo para ser la única electora.

    Ganó Lula como para convertirlo aquí en campeón mundial de la lucha contra el lawfare, aunque haya ganado con demasiado gusto a poco, como diría Dady Brieva. Lawfare es una estrafalaria teoría que dice que la Justicia no es la que es sino un instrumento para perseguir opositores. Algo de lo que el kirchnerismo sabe y mucho. En los hechos, sabemos para que se usa el lawfare: para apretar a jueces que intentan hacer su trabajo como mandan las leyes.

    Ganó Lula que había sido condenado por corrupción y Cristina arrancó su campaña con un mensaje implícito: si Lula pudo, por qué no voy a poder yo. Quiere hacer creer que es una perseguida política a la que finalmente la gente reivindicará. Esa reivindicación se llama votos. Y es lo que ella pretende cosechar, aunque sobren pruebas de que su caso y el de Lula no son equiparables.

    Fue un acto para activar la militancia, y en la UOM la recibieron como lo que ha vuelto a ser: candidata. Hubo pocas figuras del peronismo, mucho camporismo y un discurso más breve que otras veces donde no existió Alberto Fernández, que mató el tiempo en su propio acto. Tuvo algunos tibios elogios para Massa y muchos para ella misma. Una Cristina autorreferencial y auténtica.

    En dos semanas se vendrá una apuesta mayor, un acto por los 50 años del Día de la Militancia. Entretanto, buscará con Massa operar al país de las PASO. Extirparlas. Fueron eficaz terapia a favor del kirchnerismo, que las importó, pero ahora dicen que son caras. Justo en un gobierno que no evita ningún despilfarro a condición de que sea para beneficio propio. El plan bajar las Paso es para una sola cosa: dividir a Cambiemos.

    Fernández se resiste a la amputación con la que lo aprietan desde adentro, mostrando una sorpresiva independencia de criterios que se sostiene en una curiosa presunción: que tiene chances de repetir en el 2023 y además por su cuenta. El país mira sin comprender el exceso de excesos de optimismos: sobran los que se creen presidenciables. Probablemente nunca hubo tantos preanotados para competir. ¿Qué mejor que sea la gente la que elija y no los dedos que sienten elegidos para elegir por todos y todas? Eliminar las Paso es un regreso, retroceso es más preciso, al viejo orden conservador, con un único y gran elector.

    No hay día en el que Cristina o alguno de los suyos ataque a su gobierno o hable del gobierno propio como si fuera ajeno, como ella hizo en el acto metalúrgico. Un extremo que está tironeando el ministro del Interior, es decir, el ministro de las elecciones, que ya no sólo no quiere las PASO sino tampoco las legislativas de medio término. Si sigue así puede llegar a proponer bajar las presidenciales.

    Pero la alianza electoral de Todos cruje menos que la de Juntos. El peronismo tiene una gimnasia de subordinación al que se muestra o es más aportante de votos. En Todos hay menos distancias ideológicas que las que, de pronto, de la mano de las prematuras auto candidaturas, han aparecido en Juntos, donde la última pelea se parece mucho una pelea de consorcio. Macri quiere atemperar. Pero lo abaraja un antimacrismo que en Juntos parece mayor al anticristinismo que hay en Todos. A ese antimacrismo contribuye y mucho el aparato marketinero del campo-cristi-alberto-massismo y asociados. Las peleas, incluso los insultos entre políticos, son más volátiles que entre los vecinos del consorcio.

    Pero que esto pase no aclara los encolumnamientos ideológicos. ¿De quién está más cerca Larreta? ¿De Macri o del radicalismo? ¿Y qué radicalismo, el estatista del ahora jefe Gerardo Morales o el del ex jefe Cornejo? ¿Y los macristas de quién están, o llegado el caso estarán más cerca: del neo radicalismo de Manes o de Milei? Las PASO no resuelven esta ensalada, pero la mantienen en la misma ensaladera. De todos modos, el Pro necesita definir un candidato antes de llegar a las PASO.

    La dispersión ya es un riesgo contante y sonante. El mejor resumen de esta cerrazón mental es la frase que, dedicándosela implícitamente a su jefa o ex jefa Cristina, nos estampó a todos y todas la vocera Cerruti: “Lo que ustedes llaman ajuste, nosotros lo llamamos orden fiscal”. Sí. Los Reyes Magos existen y los chicos vienen de París. Por más que se hable y se haga hablar de las internas, no hay interna que resuelva la crisis ni palabra que convenza: vamos mal y seguimos mal de verdad.

    No para agradar a Cristina sino para ganarle de mano, Fernández había corrido de urgencia a Brasil para felicitar antes a Lula que, agradecido a quien lo visitó cuando estaba preso, lo recibió con un abrazo en San Pablo. Pero hombre político al fin, con un gorrito con la inscripción CFK 2023. Lo más probable es que de Lula haya gestos concretos hacia el gobierno, pero más relacionados con la decisión de Brasil de usar al Mercosur de trampolín y volver a ocupar puestos de decisión en el mundo que de hacer algo por salvar a una gestión vislumbrada como sin futuro.

    Para ganar, Lula armó una alianza centrista y puso a su vice a coordinar la transición. El vice es Alckmin, un médico católico y conservador que gobernó San Pablo cuatro períodos. El vice de Cristina fue Boudou, cristinista entre cristinistas. Es todo lo que tiene. ¿Se entiende la diferencia? A Boudou lo corrieron del palco. Otro afectado por el lawfare.

    Otro pivot de Lula será el también liberal Roberto Campos, que llegó con Bolsonaro y Lula confirmó al frente del Banco Central. El populismo de Bolsonaro no hizo populismo económico. Campos y Paulo Guedes, ministro de Economía, fueron sus tutores. Conclusión: la herencia que recibe Lula es inigualable, con reservas de 300 mil millones de dólares. Las de acá, cero. La economía brasileña marcha en el segundo pelotón de las más desarrolladas. La nuestra, en tamaño, es africana. Hasta el mismo Lula, en campaña, usó el ejemplo de la Argentina como mal ejemplo en economía. Eso fue ahora, no es historia.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí