La casta tiene miedo: se resiste a perder los privilegios y está cada vez más alejada de la gente. Por Jonatan Viale

    0
    113

    El ajuste tiene que hacerlo todo el sector público: gobernadores, intendentes, el Congreso y la Justicia. El problema es que cuando se tocan intereses saltan los mismos de siempre.

    La casta confesó. Hoy tuvimos la confesión del crimen, dejaron todos los dedos marcados. ¿Viste el “Corazón Delator” de Allan Poe? Una persona que enloquece y descuartiza a un anciano, esconde su cuerpo debajo del suelo de su habitación. Llega la policía y el asesino empieza a escuchar en su cabeza el latido del corazón del anciano asesinado cada vez más fuerte. Las palpitaciones son tan violentas que lo terminan aturdiendo. Él piensa que el corazón del viejo muerto lo está delatando, entonces se derrumba y confiesa el crimen: “Fui yo”. “Está acá abajo”.

    Eso es exactamente lo que hizo la casta política, confesaron que no quieren soltar los privilegios. La casta quedó expuesta como el asesino del Corazón Delator. ¿Qué delató a la casta? La resistencia a perder los privilegios.

    Hay un top 5 de senadores con más asesores:

    Gerardo Montenegro (UXP): 44 asesores

    Marías Inés Pilatti Vergara (UXP): 40 asesores

    Carolina Moisés (UXP): 38 asesores

    Jesús Rejal (UXP): 36 asesores

    José Mayans (UXP): 32 asesores

    El ajuste tiene que hacerlo todo el sector público: gobernadores, intendentes, el Congreso y la Justicia. El problema es que cuando se tocan intereses saltan los mismos de siempre.

    ¿Te das cuenta de que son pymes? Por eso digo, no es solo el sueldo. Esta gente es recontra privilegiada por los sueldos, los asesores, los choferes, las secretarías, los despachos, los pasajes, por todo. Por eso, fue correcta la decisión del Gobierno de dar marcha atrás con el “aumentazo”.

    Te voy a dar un dato que me llegó hoy, porque no se trata solamente de los diputados y los senadores nacionales.

    Juan Carlos Maqueda gana $18 millones como Ministro de la Corte Suprema, fuente oficial. ¿Cómo llegás a este número? $12 millones de salario más $6 millones por antigüedad. ¿Entenderá la clase política que la gente no soporta esto? Repito, tal vez el problema no sea el sueldo de Maqueda. El problema en todo caso es lo mal que gana y vive la gente común y corriente. Un colectivero gana $600.000, un enfermero gana $700.000, un docente gana $800.000.

    ¿Cómo vive la gente? Inflación, inseguridad, piquetes, impuestos, paro docente, paro de trenes, paro de sanidad, paro de camioneros. Hay demasiada distancia entre la política y la gente.

    Te repaso algunos números que consiguió Nicolás Wiñaski:

    Cancillería, sueldo promedio: $3.240.000 con 2920 empleados

    AFIP, sueldo promedio: $3.058.000 con 20.000 empleados

    Casa de la Moneda, sueldo promedio: $2.678.000 con 1.441 empleados

    Corte Suprema, sueldo promedio: $2.356.000 con 2.400 empleados

    ¿Se entiende? No es un problema solamente del Congreso. El problema es la enorme distancia entre los funcionarios y la gente.

    ¿Vos te acordás que un día llevaron el helicóptero presidencial a la cancha de Ferro por las dudas, porque Alberto Fernández había ido a la casa de Mex Urtizberea en Caballito? Bueno, hoy nos contaba Lucas Morando que cada viaje en helicóptero cuesta como mínimo US$5000. Alberto Fernández usaba el helicóptero todos los días: iba de Olivos a la Casa Rosada y de la Rosada a Olivos. Eran US$10.000 por día, US$2.600.000 por año o sea $2.600 millones por año.

    Esa distancia con la gente se tiene que terminar.

    Te recuerdo que Alberto lo llevó un día a pasear en helicóptero a su perro Dylan. Pero no era solo Alberto. Te recuerdo que la entonces primera dama Fabiola Yáñez usó el helicóptero presidencial en Charata, la zona más pobre de Chaco. Ahí está con el vestido de Frozen.

    Entonces, la pregunta es: ¿Por qué los políticos viven como reyes mientras el argentino común y corriente la pasa como el orto?

    Está también, el caso de Cristina Kirchner, por ejemplo: pensión vitalicia: $14.548.836. Hizo 194 viajes en avión oficial en cuatro años. Eso te da un promedio de 48 viajes por año. Se gastó US$5.250.000. Estos datos los consiguió la periodista Guadalupe Vázquez. ¿Cómo hizo Cristina para gastar tanto? Hizo 129 vuelos utilizando la flota presidencial. Pero además usó 59 veces dos aviones de YPF. A eso sumale que ahora mismo Cristina tiene un cuerpo especial de 120 custodios. ¿Te das cuenta? Jubilación VIP, viajes VIP, custodia VIP, asesores VIP. Por eso, como decía la hoy fallecida Diana Conti, Cristina quería ser “eterna” en el poder. ¿A quién no le gustaría eternizarse en el poder si tenés todo eso?

    Vuelvo con Alberto Fernández. Vieron que finalmente Milei contó que Alberto no tomaba champagne. Ok, vamos a suponer que Milei tiene razón y Alberto no tomaba champagne. Ahora mirá esto, información oficial publicada por el portal El Disenso. Compras para la Quinta de Olivos en agosto 2021:

    48 botellas champagne extra brut

    96 botellas vino Trumpeter blanco

    128 botellas vino Trumpeter Malbec

    24 botellas vino Marsala

    24 botellas vino Oporto

    48 botellas Ananá Fizz

    48 botellas de sidra

    64 tetra Uvita blanco

    64 tetra Uvita tinto

    288 porrones de cerveza “Corona”

    184 porrones de cerveza “Stella Artois”

    ¿Sabés quién pagó todo esto? Vos y yo con nuestros impuestos. Vos me dirás que fue un gasto ínfimo, que no influye en la macro. Yo te digo que esto le duele a la gente, porque comprende la enorme distancia con sus representantes. Políticos ricos y privilegiados, sociedad pobre y agotada. En definitiva, se trata del Estado puesto a disposición de un grupo de oligarcas.

    Hoy, por ejemplo, el ministro Petri contó que la empresa estatal “Tandanor” que tiene que construir barcos, hacía estatuas de Néstor Kirchner. Es un montón.

    Por lo tanto, es correcto que el Gobierno haga un ajuste profundo. ¿Qué hicieron hasta ahora? Eliminaron nueve fondos fiduciarios por US$2000 millones, eliminaron compras irregulares de medicamentos por $38.000 millones, achicaron un 24% de la estructura jerárquica y el 43% de la estructura gerencial del PAMI, achicaron 35% de los reportes directos a la gerencia general en Aerolíneas Argentinas, eliminaron el INADI con 400 empleados cesanteados, se eliminaron 12.336 pasajes para diputados equivalentes a 70 aviones abarrotados de políticos, cerraron Télam que tenía un déficit para este año de $20.000 millones, el Ministerio de Capital Humano dio de baja 758 contratos y hay 6400 en revisión, el Ministerio de Seguridad dio de baja 45 autos, diarios de papel, fotocopiadoras, insumos de café, se eliminaron 27.208 planes sociales irregulares.

    Todo lo anterior es correcto. Pero el ajuste lo tiene que hacer toda la clase política. Si no, no alcanza, es solo chamuyo.

    ¿Quiénes? Todos: gobernadores, intendentes, Congreso, la Justicia. Todo el sector público. ¿Cuál es el problema? Cuando se tocan intereses saltan los mismos de siempre.

    Pablo Moyano anticipó hoy que se viene el segundo paro general contra Milei. Dos paros generales en cuatro meses, un paro cada dos meses.

    Vos fijate, ¿cuántos paros le hicieron a cada gobierno?

    Alfonsín: 1 paro cada 5 meses

    Menem: 1 paro cada 15 meses

    De la Rúa: 1 paro cada 3 meses

    Néstor Kirchner: 1 paro cada 48 meses

    Cristina Kirchner: 1 paro cada 19 meses

    Macri: 1 paro cada 9 meses

    Milei: 1 paro cada 2 meses

    Hasta ahora es el Gobierno con más frecuencia de paros de la democracia. ¿Cómo se llama eso? La resistencia de la casta. No solo paros, tenemos gente hablando de darle “cachetazos” al gobierno. Guillermo Moreno dijo, en respuesta a una frase de Milei: “Con los peronistas se va a ligar un cachetazo de revés si los quiere mear”.

    Este violento es hoy el jefe de la oposición. Síntoma inequívoco de que el kirchnerismo está en una profunda crisis de identidad. Es cierto, en estos momentos la casta tiene miedo.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí